El arte detrás del barbijo


Capítulo VI: compartimos la reflexión de Carolina Iglesias, Profesora de Artes Visuales y Secretaria de Igualdad de Géneros y Diversidad de nuestra Seccional

2020-05-03 por Publicaciones


“A lxs más chiquitxs les pido que sigan dibujando, mándenme sus dibujos por Twitter”, dijo el presidente Alberto Fernández el pasado sábado 25 de abril al anunciar la extensión de la cuarentena. En época de pandemia, ¿qué lugar ocupa el arte? Sabemos que no nos va a salvar del virus, pero sí de sus posibles represalias a nivel mental y espiritual.

Con el aislamiento social y obligatorio, cada docente y cada escuela encontró la mejor forma de mantener el contacto con lxs estudiantes y así garantizar la continuidad pedagógica pero también comenzó a resonar en boca de especialistas y trabajadorxs de la educación la importancia de dar lugar al arte para ayudar, no solo en los aprendizajes, sino también como herramienta para la salud emocional de lxs niñxs y adolescentes. Lxs docentes sabemos que a través del lenguaje artístico se puede aprender desde las diferentes áreas y cuando lxs alumnxs están habituados a consumir, interpretar y producir imágenes, realizan aprendizajes más significativos.

Lxs adultxs no estamos excentos. Preguntémonos como sería nuestra cuarentena sin libros, sin música, sin poemas, sin películas. El mundo del arte está huérfano del calor de los aplausos y la admiración de lxs visitantes de museos, sin embargo son cada vez más lxs artistas que recuerdan desde el aislamiento la importancia de la cultura, del arte como el mejor antídoto contra el encierro: músicos dando recitales por Facebook Live, un grafittero que ofrece un curso gratis y en vivo o un niñx que pinta un arcoíris para poner en su ventana y sobre él escribe: “todo va a estar bien”.

A diferencia de estos tiempos, no siempre hubo a lo largo de la historia Internert y redes sociales para poder comunicarnos o enviar contenidos multimedia; pero sí en esos años ya existía la pintura, la música y la literatura como una forma de poder plasmar la realidad y así dejar testimonio para las siguientes generaciones. Por lo tanto el arte en épocas de pandemia juega un papel muy importante, no como mero entretenimiento, sino como un espacio de creación en el que puedan confluir la desesperación, la tranquilidad, el horror y el amor.

Esta crisis sin duda, cambiará la percepción del mundo para las próximas generaciones. “El futuro ya llegó…”

Carolina Iglesias, mayo de 2020